Espectáculo Musica Urbana Opinión del Director Portada Reportajes

Vídeo: Del narcocorrido mexicano al narcotrap latino

Antes se solia decir que “Narco que se respeta debe tener su corrido”

Santo Domingo.- Al igual que en México los narcocorrido hacen inmortales a delincuentes y capos de la droga, existe una tendencia en la República Dominicana de ensalzar y endiosar a gente del bajo mundo tras su muerte a través de la música urbana a través de Rap o Trap.

El narcocorrido es un subgénero musical de carácter popular con  una variación del corrido mexicano, interpretados por instrumentos característicos de la música norteña. La temática es variada pero bien definida y constituye una propia filosofía de vida con su particular aproximación a la muerte y al goce de la vida.

El nivel de complicidad que se da entre el crimen organizado y los artistas llega al punto que en el año 2010 el cantante Ramón Ayala, leyenda norteña con cuatro Grammys, fue detenido en una fiesta del cartel de las drogas de los Beltrán Leyva a la que asistían sus máximos responsables.

Por años los narcocorridos han contando las historias de los capos de la droga y sus hazañas. Aunque el género nació en Texas, México lo hizo suyo gracias a la narco cultura adoptada principalmente en el norte del país.

En los narcocorridos se suele hablar de la lealtad, el amor, las mujeres, los excesos para resaltar la figura de un determinado cartel o capo.

Mientras que el trap​ es un subgénero musical que se desprende del hip hop, se originó en la década de 1990, en el sur de los Estados Unidos.​​ El término trap proviene del argot estadounidense para denominar el lugar donde se venden drogas ilegalmente o al hecho de venderla.

Este ritmo ha tenido mucha pegada en Puerto Rico siendo Bad Bunny quien le ha dado proyección mundial al grabar con importante artistas y la gran pegada de sus temas. 

Narco Rap o Trap

Hasta ahora, la música considerada como del gusto de capos y sicarios era la llamada “grupera”, anclada con fuerza en la tradición popular del norte de México, en la que se incluyen los exitosos narcocorridos, pero con la aparición del Trap esto ha cambiado.

En países como Puerto Rico, Colombia, México y República Dominicana se evidencia una tendencia a algunos comienzan a preferir que les compongan un rap en lugar de un tradicional narcocorrido.
Los Boris

Tenemos ejemplo de artista como el boricua Tempo quien acaba de cumplir condena en su país. En el año 2002, Tempo fue detenido y puesto en prisión por  tráfico de drogas y posesión ilegal de armas, además era sospechoso de asesinatos, secuestros y robos. Fue condenado a 24 años de prisión, tiempo después se los redujeron a 11 años.

Recordemos además que hace un año el cantante de fama mundial Ozuna fue interrogado por casi tres horas y media por la policía de Puerto Rico relacionado al asesinato del narcotraficante Carlos Giovanny Báez Rosa, conocido como “Tonka” en cuya escena del crimen fue encontrado el vehículo del cantante urbano.

En la canción “Ninguno se monta (remix)”, Bryant Myers lo resalta en uno de sus versos que dice: “Ronca y te voy a salir a buscar con el Tonka, si me encabronan, estoy endemonia’o y Anuel me hace una falta cabrona”.

El mismo cantante Ozuna, quien salió huyendo del lugar en el que murió el narcotraficante para supuestamente salvar su vida, le ha dedicado sus liricas al hoy occiso.

“El Tonka compró 30 rifles y vamos a cazar hasta que los matemos a todos, llegamos en la raptor y en la porsche con los de playitas y bayamon”, reza la canción “No forcé”, en colaboración con el exponente Anuel AA, quien cumple una condena por tráfico de armas en Puerto Rico.

Otro que se ha visto envuelto en lios es el exponente urbano Farruko quien viaja con grillete electronico  tras enfretar problemas legales por contrabando de efectivo.

El reggaetonero Carlos Efrén Reyes Rosado, mejor conocido como Farruko, con su grillete electrónico.

Dinero que supuestamente el intérprete de varios éxitos internacionales de reggaetón ganó en República Dominicana, pero fue detenido al llegar a su país por no informar a los agentes de la Patrulla Fronteriza y Aduanas (CBP, por sus siglas en inglés) que transportaba más de $50,000 en efectivo, luego de afirmar que entraba al país con menos de 10,000 dólares.

Ningún empleador del artista en el país ha confirmado que haya pagado en cantidad. 

En el país

En la República Dominicana aunque nunca se han expuesto en público estos temas, sabemos que muchos talentos urbanos, en sus inicios, fueron “patrocinados” por gente del bajo mundo con fortunas dudosas.

Recientemente el cantante urbano Chino Montana lanzó un audiovisual en el que dedica un trap al asesinado delincuente  Luis Manuel Mejía de la Rosa, conocido como “Nano El Sicario”, quien era definido como el protector del barrio Los Guandules por residentes de la comunidad, ya que supuestamente le hacía el frente a los delincuentes que aparecían por el lugar.

Fuera de rol de santificar al supuesto matón a sueldo, Montana narra el mundo de violencia y drogadicción en el que creció  en el barrio Los Guandules en la parte baja del Distrito Nacional de la República Dominicana.

También en movimiento trap hace poco aparece ” Ñoño y Julito ” de Rochi donde narra la historia de una traición entre delincuentes y al final pone el homenajeado con la tradicionales siglas R.I.P..

Ejemplo más antiguos de este tipo de afrenta musical son el rap que le dicaran al sicario y narcotraficante Nino Cuboy a cargo de Toxic Crow y Danny Punto Rojo bajo la producción de   Big Trueno.

Asimismo,  Toxi Crow y Lápiz Conciente  le dedicaron una canción a Javielito conocido en el bajo mundo como “El Alcalde de Buena Vista”, tras este ser asesinado por sicarios en Sabana Perdida.

Existen  otras canciones con menos éxitos dedicadas por urbanos a figuras como Florián Feliz, Vantroi, Danny 45, Gilbert entre otros.

Anuncios

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.