Actualidad Cultura Opinión del Director

Propuesta de ley “mordaza” del diputado Víctor Suárez es absurda y desfasada

Por David Ruiz

Además de inconstitucional y violatorio a la Convención Americana sobre Derechos Humanos la propuesta del legislador Víctor Suárez Díaz,  que busca evitar la difusión de contenido obsceno en las canciones, sobre todo en la música urbana, es absurda y desfasada teniendo en cuenta el mundo de hoy.

El legislador, quien pretende someter un proyecto de ley “mordaza” que obligaría a los artistas a depositar para aprobación sus temas musicales ante la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía (CNEPR) previo a su difusión pública, obviamente no estudió lo dicho ante la Cámara baja ni sopesó algunos puntos que los hacedores de normativas que se deben evaluar antes de siquiera trabajar en una iniciativa legislativa.

El solo anuncio de la propuesta despertó rechazo y  preocupaciones entre algunos sectores que entienden que puede violentar el derecho a la libre expresión como el de no ser censurado previamente antes de emitir una idea, juicio u opinión.

Las intenciones del diputado pueden estar cargadas de un buen espíritu y preocupación por el degradamiento verbal y mala calidad de la música que se consume hoy día, pero hasta los malos gustos son derechos inalienables de los ciudadanos.

Aquí les dejamos algunos apuntes al diputado Suárez Díaz para que recapacite y recoja el dislate que propuso. 

La censura previa es la censura materializada en la facultad de aprobar o prohibir determinado material o expresión antes de hacerse público

La doctrina de prohibición de censura previa tiene algunas limitaciones. Es aceptado que una publicación de información que afecte la seguridad nacional, principalmente en tiempos de guerra o estados de excepción, pueda ser restringida, incluso cuando existen otras leyes garantizando la libertad de expresión.

 Este tipo de censura previene que el material sea distribuido o escuchado a diferencia de otros casos como, como el líbelo y la calumnia, que se sancionan solo después de que el material ofensivo fue publicado.

En algunos países como Estados Unidos o Argentina, la censura previa está prohibida a nivel Constitucional. También existen tratados internacionales que la prohíben, como es el caso de la Convención Americana de Derechos Humanos en su artículo 13.

Artículos 18 y 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

 

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de Creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Constitución Dominicana 

 Artículo 49.- Libertad de expresión e información. Toda persona tiene derecho a expresar libremente sus pensamientos, ideas y opiniones, por cualquier medio, sin que pueda establecerse censura previa. 1) Toda persona tiene derecho a la información. Este derecho comprende buscar, investigar, recibir y difundir información de todo tipo, de carácter público, por cualquier medio, canal o vía, conforme determinan la Constitución y la ley; 2) Todos los medios de información tienen libre acceso a las fuentes noticiosas oficiales y privadas de interés público, de conformidad con la ley; 3) El secreto profesional y la cláusula de conciencia del periodista están protegidos por la Constitución y la ley; 4) Toda persona tiene derecho a la réplica y rectificación cuando se sienta lesionada por informaciones difundidas. Este derecho se ejercerá de conformidad con la ley; 5) La ley garantiza el acceso equitativo y plural de todos los sectores sociales y políticos a los medios de comunicación propiedad del Estado. Párrafo.- El disfrute de estas libertades se ejercerá respetando el derecho al honor, a la intimidad, así como a la dignidad y la moral de las personas, en especial la protección de la juventud y de la infancia, de conformidad con la ley y el orden público.

 

Comentarios

Comentarios