Internacionales Portada

Denuncian negocio del gobierno cubano con la venta de sangre

En un solo año el Estado cubano logró más de $34,5 millones con la venta de plasma sanguíneo en el exterior, según ha denunciado la organización no gubernamental Archivo Cuba.

La venta de plasma sanguíneo es uno de los más preocupantes “negocios turbios que el gobierno cubano no declara sistemáticamente, porque lo viene haciendo hace años sin decir a los donantes adónde va a parar su sangre”, señala en una entrevista con Efe la directora ejecutiva de Archivo Cuba, María Werlau.

Esta organización con sede en Puerto Rico tiene como misión principal documentar casos de muertes ocasionadas por el Estado cubano a lo largo de su historia, desde el dictador Fulgencio Batista hasta la actualidad, pero desde hace un tiempo se ha dedicado también al tema de la “esclavitud moderna”.

Por ese motivo, Archivo Cuba, junto a Human Rights Foundation, hizo llegar un informe a la relatora especial de Naciones Unidas sobre la Trata de Personas, María Grazia Giammarinaro, quien recientemente hizo una visita de trabajo a Cuba.

En ese informe, que no ha tenido respuesta de Giammarinaro -“solo se reunió con entes oficiales”, asegura la ong-, se le contaban “los múltiples dispositivos estatales de tráfico humano a gran escala que mantiene el gobierno de Cuba”, según señaló a Efe Werlau, estadounidense de origen cubano.

 

“Los datos oficiales publicados por Cuba señalan que la mayor parte de los ingresos estatales se deriva de los trabajadores temporales que el país envía al extranjero, pero estas estadísticas no reflejan otros ingresos procedentes de la explotación” humana, aseveró la directiva de Archivo Cuba.

Werlau menciona como ejemplos “el trabajo de los presos, los donantes de sangre o partes del cuerpo -órganos o glándulas- para un negocio que gestiona el Estado; los estudiantes que realizan trabajos agrícolas obligatorios y las considerables remesas que envían los emigrantes forzosos”.

Con respecto al comercio internacional de productos sanguíneos y órganos, “la nomenclatura comercial es ‘Extractos de glándulas y órganos’”, explicó.

“Cuba nunca ha reportado estas exportaciones, pero, como casi todos los demás países sí reportan sus importaciones, estas cifras se pueden obtener de las estadísticas de comercio de los países receptores”, agrega.

Werlau menciona específicamente una plataforma (atlas.media.mit.edu/) vinculada al prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que “hace muy asequible las estadísticas de comercio de Cuba” y está actualizada hasta el año 2015.

En 2014, según datos provenientes de dicha plataforma, el gobierno cubano obtuvo ingresos brutos por valor de $34.503.135 millones por la venta de plasma sanguíneo.

La donación de sangre es fomentada por las autoridades en Cuba, como recuerda el matemático cubano Luis Madiedo, hoy programador de sistemas escolares en Miami.

Por altruismo, Madiedo fue donante de sangre en su país durante 23 años, pero, según dijo a Efe, no tiene conocimiento de que su sangre, del grupo AB negativo, uno de los menos comunes, haya sido vendida.

“Al principio me buscaban en carro (automóvil) y me regresaban a casa”, pero en el “Periodo especial”, la crisis económica de los años 90 en Cuba, “eso se acabó” y “tenía que ir en bicicleta, lo cual no es recomendable”, recordó Madiedo.

“Luego me daban una tarjeta para entregarla en mi CDR (Comités de Defensa de la Revolución de todos los barrios cubanos) para dejar constancia de que yo era un donante voluntario”, relató.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress spam blocked by CleanTalk.