Actualidad Internacionales

Al menos una treintena de muertos en dos atentados contra iglesias coptas en Egipto

Un segundo ataque suicida se ha producido pocas horas después de una primera explosión que ya había matado a 25 personas en un templo de Tanta.  Estado Islámico reivindica ambos atentados, según la agencia Amaq.

Al menos seis personas han muerto este domingo y otras 21 han resultado heridas en un nuevo atentado suicida contra la catedral de San Marcos de Alejandría (Egipto). La explosión ha tenido lugar poco después de que un atentado con bomba en una iglesia en Tanta causara 25 muertos y 60 heridos, varios de ellos de gravedad.

El atentado se ha producido justo antes del inicio de las celebraciones del Domingo de Ramos, que da comienzo a la Semana Santa dentro de una iglesia copta en la ciudad egipcia de Tanta, situada a 120 kilómetros al norte de El Cairo, según un último balance facilitado por el ministerio de Sanidad.. La explosión tuvo lugar en el interior de la iglesia de San Jorge y se debe, según fuentes de la agencia oficial de noticias egipcia MENA, a un artefacto de fabricación casera. 

Los cristianos coptos representan el 10 % de la población de Egipto, el segundo mayor grupo religioso del país árabe.

Los agentes han acordonado la zona, hasta la que se han desplazado ambulancias y vecinos de la localidad, en busca de otros posibles artefactos. El templo estaba repleto de fieles en el momento de la explosión. El artefacto estaba colocado bajo un asiento. Las imágenes difundidas por la televisión del país muestran el caos que ha desatado la explosión, con los supervivientes agolpados alrededor de los cadáveres.

El templo estaba repleto de fieles en el momento de la explosión

En declaraciones a la televisión privada On TV, el primer ministro egipcio, Sherif Ismael, condenó lo ocurrido y mostró la determinación del Gobierno de acabar con el terrorismo en el país. “Se trata de un acto terrorista impío, pero erradicaremos el terrorismo de Egipto y tenemos la determinación para acabar con los grupos terroristas”, dijo.

Este atentado se produce 20 días antes de la visita del papa Francisco, que tiene previsto desplazarse a Egipto los próximos 28 y 29 de abril en su primer viaje a Oriente Medio. El pasado 11 de diciembre, 28 fieles de la minoría cristiana copta murieron en un atentado perpetrado por un suicida contra una iglesia ubicada junto a la catedral de El Cairo, en el barrio de Al Abasiya.

El Papa condena la guerra y el terrorismo tras las explosiones

El Papa Francisco ha condenado las explosiones y ha asegurado durante la misa de Domingo de Ramos que el mundo está sufriendo por las guerras, el terrorismo y por “intereses que están armados y listos para atacar”.

Francisco, que no ha hecho ningún comentario público directo sobre la actual crisis en Oriente Medio, ofreció la misa en momentos de una creciente tensión internacional, luego del bombardeo de Estados Unidos contra una base área siria, que según el Pentágono estuvo implicada en un ataque con armas químicas que mató a 87 personas.

“Él (Jesús) está presente en nuestros muchos hermanos y hermanas que hoy sufren: sufren por el trabajo forzado, por tragedias familiares, por enfermedades”, dijo Francisco. “Sufren por las guerras y el terrorismo, por intereses que están armados y listos para atacar. Hombres y mujeres son engañados, violados en su dignidad, descartados”, añadió.

Antes de que Estados Unidos lanzara misiles contra una base del Gobierno de Siria, Francisco dijo que estaba horrorizado por el ataque con armas químicas de la semana pasada y lo describió como una “masacre inaceptable” de civiles inocentes. (Editado en español por Marion Giraldo)

El atentado se ha producido justo antes del inicio de las celebraciones del Domingo de Ramos

 El grupo Estado Islámico (EI) ha reivindicado ambos ataques, según ha confirmado la agencia de noticias Amaq.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.